miércoles, 10 de febrero de 2010

Constitucionalismo, nacionalismo y unificación nacional


El nacionalismo se puede considerar como parte de las causas que promovieron la expansión del imperialismo en el siglo XIX ya que la expansión de los dominios era vista como un factor de distinción nacional y superioridad.
El nacionalismo como movimiento ideológico condujo a grandes sectores de la población de las potencias mundiales a luchar al lado de sus gobiernos en la defensa de su nación dentro de los grandes conflictos que caracterizan a los siglos XIX y XX además de permitir que en los territorios dominados, o que se pretendía dominar, la población luchara por su independencia o por su defensa ante el ataque de las potencias mundiales.
El siglo XIX es un siglo de movimientos revolucionarios que buscaban entender las ideas liberales emanadas de las revoluciones atlánticas y que permitió la consolidación de nuevos Estados nacionales, a través del establecimiento de Constituciones políticas que formalizaban su creación y que recuperaban parte de estos ideales liberales y democráticos.
El constitucionalismo tiene su origen en la revolución inglesa, norteamericana y francesa, y vive un segundo periodo a partir de la segunda mitad del siglo XIX que reflejo la profunda transformación social, económica y cultural que vivió Europa en ese periodo y concluyo con el inicio de la Primera Guerra Mundial, a principios del siglo XX.
En este periodo sobresalen los movimientos nacionalistas que culminaron con los procesos de unificación de Alemania e Italia, ambos países surgen como nuevas potencias en un contexto de rivalidad imperialista, produciendo nuevos conflictos, que serian algunos de los factores que desencadenarían la Primera Guerra Mundial.

2 comentarios:

  1. muy bien tu blog, pero le faltan temas, completalo, por favor

    ResponderEliminar
  2. Muy buen articulo, faltan temas!'

    ResponderEliminar